Martes, marzo 19th, 2013 | Author:

Sin casi variar la disposición de los diferentes sanitarios, este viejo baño de los años 50 ha pasado a ser el claro reflejo de las tendencias más actuales: luminosidad, amplitud, funcionalidad, calidez. Al no poder ampliar físicamente, Pepa Salamero optó por un agrandamiento visual, mediante el uso de los espejos que, casi involuntariamente, se han convertido, en un divertido juego de efectos especiales.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in