Lunes, septiembre 27th, 2010 | Author:

Los decoradores Victorianos, si bien podrían asombrarse ante el uso del color de la casa de I lenry Davis. seguramente se sentirían reconfortados por el peso de su historia.
¿Quién tiene el valor suficiente como para incorporar tonos fuertes v ornamentación extravagante en el espacio en que vive? “Para mí-dice Davis-, era impórtame crear una decoración que se relacionara con el estilo y la antigüedad de la casa, pero aportándole un aire moderno.”
Su adaptación se hace evidente en cuanto se atraviesa el umbral. El hall está empapelado con damasco blanco, y el Iriso inferior, pintado de azul-negro. Davis compró la casa ubicada en Stoke Ne-wiugton hace seis años.
I n cuanto se mudó, empezó por abrir la cocina en la parte posterior y reemplazar una ventana trasera por el mirador vidriado. Por otra parte, comunicó el living y el comedor. “En lo que respecta a la cocina, quería que fuera práctica y hogareña.
Respecto de la recepción, señala: “Debía ser un lugar en el que pudiera cerrar las cortinas, obviar el inundó exterior, encender el fuego e invitar amigos”. El living tiene un aire a club masculino: pintó las paredes de rojo v colgó cortinas de terciopelo con galones dorados. Barnizó también de ese color la madera, incluida la de los marcos. Realzó las molduras con pintura oro y destacó las sillas francesas. Un sofá bajo de terciopelo purpura evita que las demás tonalidades resulten abrumadoras, y hay un par de sillones con tapizado a cuadros.
El tono continúa en el comedor, con las sillas de cuero y monograma. Una inmensa araña con velas negras cuelga sobre la mesa.
Su dormitorio quedó para el final.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in